Un estudio revela que desayunar poco aumenta el riesgo de lesiones cardiovasculares

0

Si el desayuno constituye menos del cinco por ciento de la ingesta diaria de calorías, existe el doble de posibilidades de sufrir lesiones ateroscleróticas, según el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC).

Ha sido comprobado mediante el estudio PESA (‘Progression and Early Detection of Atherosclerosis‘), llevado a cabo en colaboración con el Banco Santander, fue publicado el pasado día 3 de octubre en The Journal of American College of Cardiology (JACC). Refleja que, independientemente de la presencia de hábitos que favorecen enfermedades cardiovasculares (como pueden ser el tabaco, la falta de ejercicio físico, o el colesterol elevado), consumir menos del cinco por ciento de las calorías diarias recomendadas, es decir, el equivalente a menos de 100 calorías para una dieta de 2.000 por día, multiplica por dos el riesgo de lesiones ateroscleróticas (acumulación de grasas en las paredes de las arterias). De hecho, la publicación resalta la importancia del desayuno hasta tal grado, que hace ver que saltárselo podría ser indicador de unos hábitos alimenticios y un estilo de vida insalubres.

Durante la investigación, se ha procedido a mantener a más de 4000 individuos de edad intermedia controlados a largo plazo, utilizando para ello nuevas técnicas de imagen. El objetivo final es determinar las peculiaridades de las lesiones ateroscleróticas ocultas y aparentemente asintomáticas, así como el porqué de su progresión y auge. De esta forma, tamién será posible reflexionar hasta qué punto están relacionadas con elementos moleculares y ambientales, así como con los hábitos alimentarios, la actividad física, los biorritmos, las características psicosociales y la exposición a contaminantes ambientales.

El proyecto ha sido liderado por el director general del CNIC y cardiólogo, el doctor Valentín Fuster. De este estudio ha derivado la hipótesis de que existen tres patrones de desayuno en relación con la presencia de placas ateroscleróticas, y en definitiva, destaca que el hábito de saltárselo, es un comportamiento alimenticio global poco saludable, que está directamente ligado con la aparición de aterosclerosis generalizada.

De entre los 4.000 individuos que Fuster mantuvo en observación, el 20% ingería un desayuno con alto valor energético, de más del 20% de las calorías diarias recomendadas; el 70% tomaba un desayuno de bajo valor energético (entre 5 y 20% de las calorías diarias); y el 3% restante no desayunaba, o apenas lo hacía, siendo el grupo que seguía una dieta menos saludable y presentaba una mayor prevalencia de factores de riesgo cardiovascular.

Además, desayunar bien está directamente relacionado con menor peso, pues implica una dieta más saludable y, por lo tanto, un menor riesgo de desarrollar factores de riesgo cardiovascular. Esto ha sido demostrado por numerosos estudios. Por otro lado, es sabido que elementos como la obesidad, la hipertensión, o la diabetes (ligados con la aparición de trastornos cardiovasculares), pueden ser reparados mediante el seguimiento de un estilo de vida saludable.

 

Marina Alcázar (@Marina_Alcazar)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here