El alcalde de Boadilla del Monte pide a Pedro Sánchez que municipios con superávit puedan bajar el IBI

0

En una carta que Antonio González Terol ha dirigido al presidente del Gobierno de España.

En ese documento le solicita que se adopten las medidas necesarias para que los ayuntamientos que lo deseen y cumplan determinados requisitos puedan bajar el tipo de gravamen del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) más allá del mínimo establecido en la Ley de Haciendas Locales.

Entre los requisitos que deberían cumplir los consistorios se encuentran no tener deuda ni déficit, haber generado superávit durante varios años consecutivos y pagar a sus proveedores en el plazo legal estipulado, tal y como sucede con Boadilla del Monte, han apuntado desde el Consistorio, quien ha recordado que «en su momento», ellos ya solicitron al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas la bajada del tipo mínimo legal al 0,4% tras el incremento fijado en el Real Decreto de Medidas Urgentes en Materia Presupuestaria, Tributaria y Financiera derivado de la crisis económica que afrontaba España.

Terol ha explicado en su misiva que el 46,3 por ciento de los ayuntamientos de toda España, según los datos que publica el Ministerio de Hacienda, no tienen deuda, en contraste con lo que sucede con otras administraciones que la siguen incrementando a pesar de tener mucha más autonomía fiscal. Lo que Boadilla solicita al Gobierno de la Nación es que «se flexibilice ese mínimo legal para poder bajarlo».

Además, le ha recordado que el tipo aplicable se calcula teniendo en cuenta elementos que no dependen de las entidades locales, como el valor catastral, que se aplica sin considerar las particularidades de cada municipio, que son múltiples y diversas. En este sentido, Terol ha solicitado que se aumente la autonomía fiscal de aquellas corporaciones locales que se encuentren económicamente saneadas para poder hacer esas modificaciones.

El alcalde ha concluido su petición argumentando que «esta medida serviría de estímulo para que los ayuntamientos de España hagan un uso responsable de los recursos económicos de todos y evitar los derroches y excesos del pasado porque, por una parte, verán recompensada una gestión eficiente y prudente y, por otra, sentirán la presión de la ciudadanía para que el gasto siempre sea destinado a fines necesarios y solicitados por los vecinos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here