El nuevo plan de urbanismo de Boadilla prevé una población máxima de alrededor de 78.000 habitantes

0

El Ayuntamiento de Boadilla del Monte inició este lunes los trámites para la aprobación de un nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

El periodo de información pública que se abrirá ahora pasa a ser de 45 días, en lugar de los 30 que establece la Ley del Suelo en la fase del Avance.

El Gobierno municipal del Partido Popular sacó adelante este lunes en el Pleno extraordinario el Avance del PGOU (es el primer paso de un proceso urbanístico de estas características). El resto de grupos municipales votaron en contra, salvo Ciudadanos, que se abstuvo.

Tras la anulación del plan de 2015 por parte del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) por no incluir un informe de impacto de género que garantizase la igualdad entre hombres y mujeres en el desarrollo del mismo (decisión que recurrió el Ayuntamiento, cuyo recurso ha admitido a trámite este órgano judicial) el Gobierno popular ha puesto en un marcha uno nuevo.

El PGOU “será novedoso”, dicen desde el Consistorio, al incorporar no sólo los  informes de impacto por razón de género y de LGTBI que exige la legislación de la Comunidad de Madrid, sino también los de familia y accesibilidad y un nuevo documento sobre cambio climático al que todavía no obliga la legislación pero en el que Boadilla quiere ser “pionera como prueba del cuidado y respeto al entorno que plantea este Plan General”.

Según el Ayuntamiento, reducirá entre un 6 y un 10 por ciento el techo poblacional respecto al de 2015. El Avance del nuevo PGOU indica que actualmente hay construidas 17.662 viviendas y que el número de licencias de obra actualmente es de 3493, esto es, de viviendas que se están construyendo o empezando a construir. El máximo que puede tener Boadilla es de 26.387 por lo que, atendiendo a estos datos, solo cabrían 5.232 viviendas más.

Según el INE, Boadilla tiene 49.762 habitantes lo que ofrece una ratio de ocupación por vivienda de 2,81 vecinos. La proyección real de habitantes que habría agotado todo su suelo urbanizable (las 26.387 casas), sería de 74.147 habitantes, 10.000 vecinos menos que lo que planteaba el anterior PGOU, que ofrecía un techo poblacional de 84.438 habitantes. Es decir, con el nuevo, y según las estadísticas oficiales, Boadilla reduciría en un 10% el techo poblacional fijado en el anterior. La razón de esta bajada tiene que ver con la ratio de ocupación media de vivienda, que era de 3,2 personas, han indicado desde el Consistorio.

En el caso de hacer los cálculos sobre los 51.400 habitantes que tiene ya Boadilla (dato no oficial) la ocupación media de vecinos sería de 2,91, por lo que la estimación máxima de población ascendería a 76.791 habitantes. Si se aplica una ratio de tres personas por vivienda, el techo poblacional sería de 79.161 habitantes, habiendo rebajado así oficialmente el techo poblacional en un 6,25%.

Nos obstante, desde el Ayuntamiento han precisado que para hacer la proyección real, sin embargo, hay que tener en cuenta factores como la previsible bajada del índice de natalidad, no solo en Boadilla, sino en toda España; un número de adquisiciones que se realiza  como segunda vivienda o como inversión, o las promociones que han agotado su edificabilidad con menos viviendas de las previstas, al construirlas de mayor tamaño (Olivar Tercera Fase, por ejemplo, tendrá 649 viviendas en vez de las 578 previstas). “Estas consideraciones acercan la bajada del techo poblacional prevista a ese máximo del 10%”. En este sentido, “no contempla nuevos crecimiento” y el objetivo principal es “maximizar las protecciones medioambientales y del patrimonio histórico”.

Asimismo, inciden en que en caso de que durante la tramitación del nuevo PGOU la Comunidad de Madrid aprobara una nueva Ley del Suelo, “la adaptación a la misma se haría sin coste alguno para el Ayuntamiento”.

Otra de las finalidades del nuevo plan es que “dinamice la economía y genere empleo, flexibilizando la tolerancia de usos aunque evitando incompatibilidades y conflictos con los  más sensibles (ambientales, de patrimonio histórico, residenciales, educativos, etc…)”.

Tambien reiteran que pretenden que sea un plan “muy participativo y que los vecinos puedan expresar sus opiniones y aportar sus sugerencias”. De este modo, ampliarán el plazo de información pública de los 30 días que establece la Ley del Suelo en la fase de avance, hasta los 45. Estará a disposición de todos los vecinos en el Portal de Transparencia de la web municipal.

Objetivos

Los objetivos siguen siendo los mismos que ya marcaba el Plan de 2015 y que el Gobierno municipal resume en tres grandes bloques: el medio ambiente, “preservando de forma especial el monte y consolidando la protección del ámbito de Camino Bajo que ya estableció el Plan General de 2015”. Se evitará la construcción en dicho ámbito de más de 200 viviendas en un paraje de un altísimo valor ambiental.

El patrimonio histórico-artístico, con el Palacio como principal referente, “reforzando el cuidado de su entorno, así como la mejora y remodelación del casco histórico y el cuidado del cerro de San Babilés”.

El transporte, “con especial incidencia en las mejoras en las comunicaciones con Madrid a través de la M-50, M-501 y M-513, que han sido ya objeto de diversas actuaciones; el objetivo es que sigan ampliando su capacidad para mejorar los tiempos de conexión con Madrid”.

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here