Truco para mantener la piel hidratada este invierno

0

¡Sí! En invierno la piel también se seca, sobre todo por la acción del frío y el viento.

El cuidado del día a día en la piel debe formar parte de nuestros hábitos cotidianos. Si bien para todos es a veces pesado; tener que pensar qué (limpiadora, crema, serum, mascarilla, líquido,…), cúando (día, noche) y sobre todo ¿qué elegimos? ¿cómo lo hacemos?

Eso depende de muchos factores y sobre todo de conocer bien tu piel, y qué te pide en cada momento; y es que la piel es un órgano muy extenso y particular de cada uno, por eso entenderlo lleva tiempo.

Un protocolo de aplicación vital para la famosa edad de la piel madura (esa en donde todo comienza todo a ralentizarse y la regeneración celular se vuelve perezosa) hay un truco genial y barato que seguro te dejara la piel más hidratada de lo habitual y puede formar parte de tu ritual matutino.

¿Qué?

Pre-activador cosmético: Te ayuda a activar la microcirculación de la piel de forma que estimula la células para que absorban mejor los nutrientes y principios activos de otros productos o cosméticos. Como por ejemplo el Wellbeing Gel de RD.

Agua mineral: Esta aporta los minerales y la hidratación precisa para mantener el equilibrio en la piel durante el día. Nada tiene que envidiar a aguas termales. Solo has de elegir bien en función de su composición*.

Ahora debes mezclar en un pulverizador un poco del preactivador y agua mineral (fresquita mucho mejor) y reservar esta mezcla para usarla más tarde.

¿Cómo y cuándo?

Después de limpiarte la piel (leche limpiadora y tónico), pulverízate la mezcla sobre la piel (si puede ser fresquita mejor), deja que se absorba de forma natural, como mucho pequeños toques; y luego ponte tu crema de día, adecuada a tu tipo de piel. Si tienes una piel muy deshidratada, puedes volver a repetir la acción por la noche, aplicándote después el serum especifico.

*Lo bueno de las aguas minerales para alimentar tu piel:

Aunque su nivel de mineralización depende de dónde sea extraída el agua (la fuente o manantial), los minerales más habituales en su composición son: el cobre (anti-inflamatorias y antisépticas); el magnesio (es un potente estimulador de la renovación celular); el zinc (además de regenerante, es anti-inflamatorio); el manganeso y el selenio (antioxidantes); el calcio (en combinación con el manganeso posee efectos cicatrizantes); el hierro (facilita la oxigenación celular).

Rebecca Dennise

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here