Los amantes de la arqueología podrán ver los restos arqueológicos de San Babilés en Boadilla del Monte

0

El Ayuntamiento de la localidad ha organizado visitas guiadas los días 28, 29 y 30 de diciembre y 3, 4, 10, 11, 12 y 24 de enero (día de San Babilés) entre las 12.00 y las 13.00 horas, abiertas a grupos no mayores de 25 personas, para las que son necesarias realizar inscripciones previa a través del correo visitasanbabiles@gmail.com.

Acaba de finalizar la campaña de excavación de 2016 con un coste de 242.000 euros en la que se han documentado «importantes hallazgos».

Después de seis meses de trabajo en los que se han realizado hallazgos muy significativos que el Ayuntamiento quiere mostrar a través de visitas guiadas a unos restos arqueológicos donde se han documentado y excavado unas 220 sepulturas ertenecientes a diferentes periodos históricos; desde época visigoda (siglos VII y VIII) hasta la medieval (siglo XIII XIV y XV) y moderna (a partir del siglo XVI).

Igualmente, y según ha informado el Consistorio, se han documentado estructuras de época protohistórica en un momento de transición entre el bronce final y la primera edad del hierro (siglos VIII y VII a.C), lo que amplía en un milenio el conocimiento sobre la ocupación humana en torno al Cerro de San Babilés.

En relación al templo, se han detectado varias fases de construcción. La primera, asociada a la presencia de la necrópolis de época visigoda, en torno al siglo XIII tras la reconquista del territorio por parte de los reinos cristianos. Se instaló entonces uno de culto cristiano en el lugar donde antes de la invasión musulmana había un cementerio visigodo. Sobre un enterramiento especial de ese cementerio se localiza la primera fase de la construcción, que ocupa también parte de la necrópolis visigoda.

El culto a San Babilés se podría remontar a la fase de la propia necrópolis visigoda y se habría retomado en esta primera época del templo (siglo XIII). Con esa práctica, surge una hermandad encargada de la gestión de la ermita, así como del enterramiento y auxilio a los enfermos que se encomiendan al santo. Según creció la relevancia de esa devoción,  aumentó la influencia del monumento y se producen ampliaciones de la ermita, ahora documentadas, durante los siglos XVI al XVIII.

Las zonas dedicadas al almacenamiento (aceite para las luminarias, vino, harina o pan para la consagración litúrgica) evolucionan a medida que aumentan los ingresos de la ermita. Desde simples orificios o silos excavados en el suelo, se pasa a zonas porticadas con grandes contenedores y tinajas o, a partir del siglo XVII, una zona subterránea.

En esta fase también se ha documentado una construcción del siglo XVII asociada a la ermita, la casa de San Babilés o del ermitaño. Igualmente se han excavado dos pozos, uno en el interior de la ermita y otro junto a la zona de almacenaje, también reutilizado como almacén.

Asociados a las diferentes fases de construcción de la ermita, se han encontrado hasta seis hornos de cal para la obtención de los morteros con los que se construyó el templo.

Además de los nuevos descubrimientos, la campaña, «mucho más ambiciosa que la desarrollada en 2014«, ha tenido también como objetivo acondicionar los restos visibles de la ermita para frenar su deterioro y señalizar las diferentes estructuras documentadas hasta ahora (muros, tumbas, hornos, etc). Ha contado con una inversión de 242.000 euros, frente a los 67.000 de entonces.

«En un futuro se tiene previsto musealizar los restos encontrados, a través de un itinerario con paneles explicativos y poner en valor la zona arqueológica para que pueda ser disfrutada por los habitantes de Boadilla y por cuantos vecinos próximos quieran conocer el pasado histórico de nuestro municipio», anuncia el Ayuntamiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here