La alimentación con productos naturales gana adeptos entre los propietarios de mascotas

0

Los dueños buscan cada vez más productos naturales, y la denominada Dieta de Ingredientes Limitados (DIL) se ha puesto de moda.

Si hace unas semanas recordábamos la importancia de luchar contra la obesidad en perros y gatos, en este artículo se explica al lector qué nuevas dietas o pautas alimentarias se están implantando cada vez más.

El objetivo es lucha contra la denominada “comida basura”, que también afecta al mundo mascotero. Hablamos de piensos de baja calidad, compuestos por alto contenido en grasas como consecuencia de la abundancia de vísceras en su composición, con escaso valor nutritivo, lo que provoca mala digestión. Esto acaba perjudicando, y mucho, la salud de nuestro can o felino.

Pese a que sigue habido propietarios que no cuidan la alimentación de su mascota y compran productos de mala calidad, cada vez más sí miran esto. La principal tendencia ahora es la DIL, que viene como consecuencia de casos en los que se pretendía evitar las alergias alimentarias y que se está estandarizando. Pero, ¿en qué consiste? Básicamente, en saber exactamente los componentes de la comida y elegir los que sean más naturales, con mínimo procesamiento, que respeten el medioambiente y que se fabriquen de forma sostenible y casi artesanalmente.

En este aspecto, cada vez más se impone una formulación de componentes lejos de las pruebas de laboratorio. A ello se suma que reclaman que el etiquetado sea limpio, con transparencia, al igual que sucede con los productos humanos; donde se vea claramente que son orgánicos, procesados naturalmente, sin aditivos artificiales, con alimentos liofilizados y horneados, señalan algunos especialistas del sector.

Incluso, muchos buscan que los componentes de los alimentos de sus mascotas sean beneficiosos para la salud, y en este sentido apuestan por los que informan de esas ventajas y en qué órgano del cuerpo repercuten exactamente. En algunos casos, son los conocidos como ‘superalimentos’; calabaza, col rizada, brócoli, etc.

En todo esto hay un factor clave, al igual que sucede en el ámbito humano: la consulta en Internet de las opiniones sobre los productos de alimentación mascotera. De hecho, han proliferado páginas web de consulta con opiniones de los propietarios que influyen en la compra de un determinado producto frente a otro.

No hay que volverse loco con todo esto, pero no hay duda de que con un poco de interés, sí se conseguirá que nuestro compañero perruno o gatuno tenga la mejor alimentación posible para su salud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here