El otoño trae setas, ¡ojo con ellas!

0
Setas
La Comunidad de Madrid advierte sobre los peligros del consumo de setas sin conocimiento (FOTO: CAM)

La Comunidad de Madrid advierte del peligro de recogerlas sin conocer sus variedades y la obligación de cumplir con la normativa ambiental. 

Es tiempo de lluvias otoñales y con ellas llegan las primeras escapadas para los aficionados a las setas y su recolecta. Las setas son hongos macroscópicos con un papel muy destacado en la cadena trófica que se alimentan de materia muerta como los buitres, y sin las que no se podría tener otro tipo de alimentos como el pan, el queso o la cerveza. Sin embargo, y a pesar de que pueden suponer un manjar en nuestras mesas por sus valores nutricionales, su consumo sin conocimiento puede suponer graves peligros para nuestra salud como contamos en este reportaje en Villaviciosadigital.

En Madrid hay algunas muy codiciadas para degustar, como el champiñón silvestre con sus láminas marrones, los níscalos ubicados sobre todo en pinares, las de cardo, o también el boletus.

Sin embargo, el desconocimiento de los diferentes tipos que existen puede llevarnos a ingerir algunas no aptas para los humanos y que suponen graves consecuencias para la salud por su toxicidad y veneno. La más peligrosa en la región es la amanita phalloides, cuya ingesta puede provocar la muerte y que además, es muy difícil de detectar ya que los primeros síntomas suelen aparecer a las 48 horas. Otras especies tóxicas son la amanita muscaria o matamoscas, que también es alucinógena, o la marasmius. 

Es fundamental por tanto, no lanzarse a recoger «callampas» como pueden denominarse también, sin tener unos conocimientos básicos. Los especialistas en micología aconsejan coger solo aquellas que se tenga absoluta seguridad de que son comestibles y, en caso de duda, consultar siempre a un experto en la materia.

Además, recomiendan no consumir todas las que se recojan y guardar alguna durante al menos tres días por si surgen complicaciones. Esto se debe a que pueden producir efectos negativos en el organismo hasta 72 horas después de haberlas comido.

Respecto a su recolección, se aconseja cortarlas y no arrancarlas, de modo que puedan volver a brotar. Asimismo, es imprescindible transportarlas utilizando una cesta y no una bolsa de plástico o recipiente cerrado, para que suelten sus esporas y no fermenten, se rompan, ensucien o humedezcan.

Respeto a la normativa

Los aficionados a la micología deben además conocer que para realizar esta actividad es obligatorio respetar la normativa ambiental, circular con vehículos solo por los lugares permitidos, no obstruir caminos, pistas ni barreras que puedan impedir el paso de vehículos oficiales y de emergencias, y asegurarse bien que en la zona no se están realizando batidas o monterías de caza.

La recogida de setas viene regulada en diferentes normativas, como la Ley 43/2003 de Montes, la Ley 16/1995, Forestal y de Protección de la Naturaleza y la Orden de 27 de mayo de 1992, donde se establecen normas generales para el uso socio-recreativo de los Montes y Terrenos Forestales administrados por la Comunidad de Madrid. En el caso de que los agentes forestales detecten incumplimiento de esta normativa se procederá a denunciar los hechos.

Como novedad, este año hay una regulación específica para el aprovechamiento micológico en el municipio de Rascafría, dentro del marco regulatorio establecido en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. De este modo, si se desea recogerlas en este espacio hay que dirigirse a su Ayuntamiento y obtener la correspondiente licencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here