El cuidado de la piel en invierno

0

Cosméticos Rebecca Dennise envían este artículo con algunas pautas para estos fríos que se avecinan.

La llegada del invierno además de producir deshidratación en la piel, aparece mayor sequedad y arrugas; por lo que son importantes los cuidados diarios, si queremos que se mantenga en perfecto equilibrio.

Además los cambios bruscos de temperatura que sufre la piel al salir al exterior con frío, el viento, poner la calefacción en el coche, al entrar en la casa, etc., pueden dañar a medio y largo plazo nuestra microcirculación facial.

Por todo ello debemos de ser precavidos y os vamos a dejar varios consejos para mantener nuestra hidratación y circulación a raya durante la época invernal.

En invierno la piel tiende a secarse, deshidratarse e incluso se producen urticarias y/o eccemas, sobre todo en personas que la tienen muy sensible y las alérgicas, las cuales toleran peor el frío. Esto es debido a que con las bajas temperaturas las glándulas sebáceas no trabajan adecuadamente; ellas son las encargadas de mantener el nivel hidro-lipídico regulado, por lo que dicha alteración provocará un aumento de la sequedad, enrojecimiento e incluso picazón.

Las zonas del cuerpo que más sufren este cambio son las más expuestas al frío y por tanto la cara y más concretamente, los pómulos y orejas, pues la famosa zona T, al tener más grasa, está más protegida. Concretamente, la nariz y pómulos.

EL CUIDADO INVERNAL SE RESUMIRÍA EN: +HIDRATACIÓN +PROTECCIÓN +TRANSPIRACIÓN

Para evitar estos daños a nuestro órgano más extenso, la piel, recomendamos:

  • La ropa de abrigo: Taparse adecuadamente el cuerpo, estar al tanto de abrigarse en áreas frías y eliminar ropa cuando la temperatura en un lugar aumente. Esto evitará que perciba esos cambios bruscos de temperatura y, por tanto, esté equilibrado. Llevar ropa holgada y preferentemente de algodón, para que la piel transpire.
  • Los cuidados por dentro, indispensables: Seguimos con la recomendación de beber agua diariamente para regular internamente el agua. No se recomienda duchas de agua fría o muy caliente, mas bien a temperatura ambiente/corporal.
  • Limpieza y cuidados de la piel: Aplícate agua del tiempo en el rostro y límpialo dos veces al día. Utiliza cremas hidratantes, y realiza tratamientos de rehidratación en centros de belleza, con mascarillas regeneradoras ricas en vitaminas. O bien, realiza una aplicación semanal de un RITUAL DE BELLEZA, donde incluyas mascarillas regeneradoras, super hidratantes que contengan glucoceramidas y acido hialurónico, para preservar el agua del interior, así como humectar el exterior (la epidermis).

Rebecca Dennise

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here