El Consistorio de Boadilla instalará desfibriladores en los colegios públicos de Infantil y Primaria

0

desfibriladorLos centros públicos Ágora, Teresa Berganza, Federico García Lorca, José Bergamín y Príncipe D. Felipe contarán a partir de ahora con desfibriladores semiautomáticos con el fin de que se pueda afrontar de manera inmediata una emergencia derivada de una parada cardiaca como consecuencia de cualquier afección.

El Ayuntamiento de Boadilla se adelanta así a la obligación legal de instalación de los desfibriladores en determinados espacios que la Comunidad de Madrid regulará con un decreto que en este momento se encuentra en fase de elaboración, ha recalcado el Consistorio en un comunicado.

Con estos 22 desfibriladores la ratio se sitúa en uno por cada 2.300 habitantes de Boadilla.

Estos nuevos desfibriladores se suman a los 17 que ya están instalados en distintos edificios públicos e instalaciones municipales, en concreto en las dos sedes del Ayuntamiento, los polideportivos, la piscina cubierta, la Casa de la Cultura, el Auditorio, el Centro de Formación, la Casa de la Juventud, el Centro de Empresas, la sala de Lectura La Millonaria, la Biblioteca José Ortega y Gasset y el  edificio que alberga el Registro Civil, el Juzgado de Paz y la base de Protección Civil, cuyos vehículos y las ambulancias cuentan también con estos aparatos.

Su utilización es sencilla ya que el propio aparato da instrucciones escritas y habladas de lo que hay que hacer y su uso es totalmente seguro para la víctima, el reanimador y el entorno. Protección Civil ha instruido ya a trabajadores municipales, voluntarios, miembros de asociaciones deportivas, asociaciones de vecinos, etc, y ahora lo hará con personal de los centros educativos mencionados.

La desfibrilación temprana logra la recuperación del ritmo cardiaco efectivo en más del 90 por ciento de los casos, siempre que se efectúe en el primer minuto de evolución. La realización de las maniobras básicas de reanimación eleva las posibilidades de supervivencia de un 2 % a un 30% mientras se espera la llegada de asistencia médica.

El aparato analiza el ritmo cardiaco y detecta con altísima seguridad si la parada puede o no tratarse con una descarga eléctrica.

El infarto agudo de miocardio es la causa más frecuente de muerte súbita cardiaca en el adulto. En España se producen más de 68.000 al año, que provocan una parada cardiaca en más del 50% de los casos. En más del 30% el paciente fallece antes de poder ser atendido en un hospital.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here