El 35 por ciento de los menores de 16 años en España tiene exceso de peso

0

De ese porcentaje un 14 % es obeso, según un informe del Comité Español del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) y la Fundación Gasol.

Un 34,9 por ciento niños de entre 8 a 16 años en España tienen exceso de peso, de ellos un 20,7 por ciento tienen sobrepeso y un 14,2 por ciento obesidad. Son las cifras del estudio que se ha realizado en 3.803 niños de toda España y que arrojan un «desalentador» dato si se compara con Europa donde el porcentaje de exceso de peso se sitúa en una media del 25%.

Asimismo, la obesidad abdominal alcanza al 23,8 % de niños y adolescentes, un 10 % superior a la que ofrece el indicador del Índice de Masa Corporal (IMC), que lo sitúa en el 14,2%.

El informe recoge también la relación entre la pobreza relativa y el sobrepeso. La prevalencia de exceso de peso es menor (31,9%) entre los menores que estudian en centro educativo de una zona con un porcentaje de pobreza relativa inferior al 10 por ciento. Hay menor incidencia (34,2%) entre los que asisten a uno con un porcentaje de pobreza relativa superior al 40%.

Los investigadores creen que ese resultado puede ser debido a que se trata de población beneficiaria programas saludables como el de becas comedor o por el contrario que su situación económica de su familia bloquea el acceso incluso a los alimentos de comida basura que promueven la obesidad infantil.

Mala alimentación

Los especialistas en nutrición apuntan a los malos hábitos alimenticios debido en muchos casos a los horarios y la falta de conciliación de la vida laboral y familiar, lo que promueve que se cocine rápido y con productos procesados. Asimismo, apuntan también al exceso de consumo de bebidas azucaradas entre los menores, que tienen acceso a ellos tanto en sus casas, como en el entorno educativo, espacios de ocio y comercios.

Tampoco ayuda el hecho de que muchos de ellos realicen poco ejercicio físico, pese a que en los últimos 10 años el número de deportistas ha aumentado. No obstante, el 63,6 no cumplen la recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 60 minutos al día de actividad física moderada o vigorosa.

Otro de los factores que influye es el peso de los padres, ya que la posibilidad de ser un niño obeso cuando al menos uno de los progenitores es obeso es entre 3 y 4 veces mayor. Y también señalan a los estilos de vida en el hogar, debido a que «los estilos parentales que establecen límites y a la vez son comunicativos con los hijos y establecen vínculos afectivos fuertes, están asociados a menores tasas de obesidad, al igual que las tasas de obesidad infantil son menores en las familias que hacen al menos una comida al día juntos».

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here